Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Miér Jul 19, 2017 1:37 am.
Últimos temas
» One day too late {THE VAMPIRE DIARIES} {NUEVO# Se necesita gente (: || NORMAL ||
Dom Jul 31, 2011 7:22 am por Invitado

» Dark War [Normal] +18
Lun Jul 25, 2011 2:11 pm por Invitado

» Skins Party {Normal}
Miér Jul 20, 2011 5:58 am por Invitado

» Sweet Bloody Murder {Normal}
Mar Jul 12, 2011 9:38 am por Invitado

» R E G I S T R O · D E · P B
Mar Jul 12, 2011 7:32 am por Alina K. Blackwood

» Fragile Eternity [Normal]
Sáb Jul 09, 2011 4:04 pm por Invitado

» This is California FORO NUEVO {Afiliación Normal}
Sáb Jul 02, 2011 2:48 pm por Invitado

» Versalles la revolución (Afiliación Normal)
Vie Jul 01, 2011 5:05 pm por Invitado

» Salzburg Seelen {+18} - Normal
Lun Jun 27, 2011 9:36 am por Invitado






Acle City: Underneath Suspicions
Image and video hosting by TinyPic Photobucket
Licencia de Creative Commons
El foro de rol Little Gossip Rawr! es una creación única y exclusiva de sus administrados, basándose en Pretty Little Liars y The Hunger Games, por lo cual su contenido explícito, tanto trama como personajes preestablecidos y gráficos pertenecen a sus fundadoras y está protegido bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License. Cualquier copia o intento de copia será denunciado inmediatamente a ForoActivo. SÉ ORIGINAL. NO COPIES

Me basta con tenerte a tí {Seth.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Me basta con tenerte a tí {Seth.

Mensaje por Lucie F. Winsköth el Sáb Mayo 28, 2011 10:21 pm

Un cielo grisáceo se extendía por toda la universidad Alpha. Probablemente, muchos de los grupillos universitarios se encontrarían de juerga por allí, diferenciándose de aquellos que preferían la soledad de los jardines. El viento resumía en sus constantes resoplidos que la noche estaba por apropiarse del momento. Un pequeño gorro rojo vuela por los aires, con una despeinada cabellera rubia persiguiéndolo. Cada que ésta parece tomarlo, se aleja de sus torpes manos como si de aire se tratase, haciendo que un resoplido salga de los labios de esa chica que ha pasado el día entero debajo de un árbol, leyendo una historia de amor. Esa que había disfrutado tal cual niña la capa de nieve que cayó entrada la tarde. Cuando su visión empezó a hacerse difícil, decidió que era hora de escapar a un lugar más tranquilo, apartándose de es público sitio. Pero una ráfaga de viento había ayudado a que ésta terminara cerca del edificio principal. Cuando tuvo su prenda entre sus dedos, suspiró con cansancio. El sol estaba a punto de desaparecer por completo, y recordando, corrió como si la vida se le fuera en ello. Subió al elevador que llevaba a la azotea, esperando poder disfrutar uno de sus espectáculos favoritos: el atardecer.

Se sintió aliviada al ver que aún faltaban algunos minutos para que éste diera lugar. Caminó hacia uno de los sillones, tocando con dedos temblorosos su suave y aterciopelada textura. Lo que más trabajo le costaba a Lucie Winsköth era darse tiempo para ella, intentar buscar el sentido de su vida. Sin duda alguna, algunas partes de su mundo eran meramente una improvisada mentira que favorecía apenas a unos cuantos, de esa clase de historias que te hacen dudar sobre su realidad. Pero también estaban esas partes maravillosas, llenas de sonrisas y momentos increíbles que hacían sonreír a todo aquél que pensara en ellos. Quizá vivía a base de algunas pantallas, pero la realidad se hallaba en el profundo sentido que tenía todo a su alrededor. Sus amigos, sus confidentes, su familia y hasta sus enemigos. Todo se acomodaba en un perfecto rompecabezas, que hasta podía pasar por envidiable. En la mente de Lucie habían miles de palabras, acciones por hacer, cosas por crear, situaciones por pensar. Pero había una sola que le atormentaba hasta el infinito, y se llamaba soledad. Ella sólo buscaba a alguien que la amara de verdad, con sus defectos y sin ellos.

Con algo de pesadez, dirigió sus pasos hacía el balcón, recargando con facilidad sus manos mientras cerraba los ojos, disfrutando de ese frío aire que sólo se disfrutaba en la época del invierno. El paisaje que se encontraba ante su mirada era demasiado perfecto, demasiado irreal. Posiblemente, algo así debería ser ilegal. Aún cuando Lu no lo apreciaba, cambiaba de a poco para convertirse en lo más maravilloso que alguien puede esperar ver en su vida. No había nada que pudiera arruinar ese día, aún cuando se había desarrollado en soledad. Le había servido para pensar, y en un rato podría salir a buscar con quién platicar. Era Sábado, por tanto, su misión no se dificultaría en lo más mínimo. Aunque el ambiente que ella buscaba era algo más privado. Sonaría raro, pero no le apetecía una fiesta, mucho menos meterse con alguien. Por el momento se dedicaría a disfrutar, a buscar eso que tanto necesitaba y ni siquiera reconocía. Empezó a tararear una canción, que había hecho algo de historia en las últimas fechas. She feel pretty... but unpretty.
avatar
Lucie F. Winsköth
· Segundo Grado }

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 11/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Me basta con tenerte a tí {Seth.

Mensaje por Seth V. D'Angello el Sáb Mayo 28, 2011 11:31 pm

El viento golpeaba suavemente la cara de aquel chico rubio que se encontraba acostado sobre la cama en el que fue y sigue siendo su dormitorio durante los años en el que ha estado estudiando en el Alpha, muchos se quejaban de porqué siempre mantenía la ventana abierta con el gran frío que hacía en esa época pero es que la verdad a Seth le gustaba mucho el frío, se sentía confortante y de alguna forma lograba calmarlo con un buen abrigo y algo caliente para comer; en cuanto al calor, no existían mucha opciones, sobrevivir era lo que les quedaba a todos. Parecía ser el único, o más bien el único entre sus amigos que había estado parte del día y la tarde en la biblioteca y de un lado a otro haciendo los deberes, mientras que los demás disfrutaban nada más del día planeando su próxima salida; en ese año se propuso dedicarse más siendo su último año, ya estaba adentro de la línea de graduados pero no iba a tomarse eso a la ligera, todo lo contrario, era por eso que no salía mucho con los chicos y si lo hacía era para tomar uno o dos tragos y luego irse a casa procurándose de que estuvieran los demás bien sin su presencia. Miraba fijamente el techo completamente pintado de blanco, buscando alguna forma de poder consolidar el sueño y tomarse una siesta por más corto que fuese, andaba cansado y lo que necesitaba era simple y obvio, descansar...

Logró dormir finalmente pero no fueron más de diez o quince minutos, una miseria, pero fue por un sonido del chat, proveniente de su portátil que estaba en el suelo rodeado de muchas hojas que estaban completamente desordenadas sobre un caso que le habían asignado, nada difícil pero debido al desorden se veía que andaba perdido y que si no se avispaba iba a ser mucho peor para él, ya tendría tiempo para darse cuenta de eso. Se movió un poco y estiró los brazos para poder alcanzar bien el portátil y arrastrarlo hacia él, colocándolo sobre sus piernas. Su hermanita Paz estaba conectada y se veía que desde hace mucho le estaba escribiendo para saber si su hermano al que no veía desde hace un tiempo se encontraba disponible, por supuesto que él descansaba y ese sonido era nada más para avisar que ya se había desconectado, vaya suerte que tenía; pasó una mano por el pelo rubio para acomodárselo un poco, deslizándola lentamente por la cara hasta que cayó como una bolsa de papas sobre el colchón; en un momento extraño aquellas palabras que escribió Paz fueron tornándose borrosas y se volvían muy confusas para él que no lograba identificar lo que realmente quería decir. 'Tranquilo, Seth, tranquilo...' se dijo a sí mismo para poder calmarse, ¿qué le pasaba? En eso pensó bien y lo único que necesitaba era aire, tenía que salir a caminar y mantener su mente despejada para evitar estrés.

Salió del campus en el que se encontraban los dormitorio, abrigándose bien con una chaqueta y una bufanda que le rodeaba el cuello para evitar pescar un resfriado porque lograba enfermarse fácil y rápidamente, vaya defensas que debe de tener, quizás era por la alimentación que tenía el vivir allí para nada comparado con estar en Barcelona probando cada una de sus delicatesen, como extrañaba horriblemente a su país, a su familia y a todos, por suerte ya era su último año y podría volver para quedarse permanentemente. Caminaba con los brazos cruzados para poder cubrir sus grandes manos que estaban descubiertas y empezaban a congelarse y más por la brisa, pasaba por al lado de varias personas conocidas que saludaba con un simple gesto de cabeza y una sonrisa amable, alguna que otra se trataban de chicas que no tenían ni un poco de vergüenza en estar acosándolo todo el tiempo como si no se diera cuenta, seguro que si no fuera una carita bonita no andarían detrás de él. No es que le molestara eso pero se tiene sus límites y ellas lo sobrepasaban a kilómetros.

Paró por unos segundos para consultar a uno de los profesores respecto al caso y sacar ciertas dudas que con gusto tuvo el tiempo de darle una mano pero al tratar de explicarle a una información que cargaba en manos le costó mucho entenderlo porque seguía en su gran crisis, sin embargo fingió que le entendía perfectamente, por suerte algunas palabras quedaron grabadas en su cabeza. Continuó con la reconfortante caminata hasta campus de las demás instalaciones de la universidad y subió a ese pequeño ascensor para dirigirse a la última planta, la azotea; lugar donde según la hora podía pasar un momento en paz que era lo que necesitaba y que llegaba justo cuando el sol empezaría a esconderse lentamente hasta no ser más visible ante sus ojos y darle el paso a la luna que se encargaría de hacer su trabajo nocturno como era de costumbre. Al salir del ascensor se sacudió un poco la chaqueta para dejar caer algunos copos de nieve que cayeron sobre él y que de a poco fueron derritiéndose hasta convertirse nada más en agua, dejando que su chaquete estuviera húmeda, tomó aire y esbozó una pequeña sonrisa entre sus voluptuosos labios fijando la mirada en el balcón para darse cuenta que ésta vez no estaría solo y que tendría compañía, una buen compañía en realidad cuando reconoció esa cabellera rubia y ondulada.

No pudo evitar sonreír más de lo debido cuando descubrió quién sería su acompañante por esa tarde-noche, era como un bonus extra ya que ella de alguna forma lograba que Seth encontrara esa paz por completo, Lucie Winskoth se había convertido en su mejor amiga desde que entró y quizás también en algo más pero eso ya era otro caso que jamás se debía mencionar, tenía que comportarse y mantenerse bien firme por lo que antes de acercarse a ella, tomó aire por segunda vez y lentamente caminó hasta llegar a su lado pero sin decir ni una palabra al oír ese tarareo tan suave que sonaba bastante bien. Se aclaró la garganta para noticiar su presencia - ¿No te parece un poco extraño? Cada vez que intentamos vernos, a veces no logra darse por nuestro horario pero cuando no planeamos nada, simplemente el destino pareciera que nos reuniera, ¿no crees? - Dijo con un tono de voz somnolienta que salió por sí sola, informando que se encontraba cansado, o quizás se podría interpretar de otra forma.
avatar
Seth V. D'Angello

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Me basta con tenerte a tí {Seth.

Mensaje por Lucie F. Winsköth el Dom Mayo 29, 2011 12:52 am

La canción seguía, intentando buscar un tono perfecto. No tan bajo como para no escucharlo, pero no tan alto como para que todos se enteraran de que Lucie era capaz de cantar. Sólo lo suficiente para que ella se sintiera bien consigo misma, intentando que un momento de reflexión se diera allí. Con un poco más de confianza, empezó a entonar el coro de lo que hasta ahora, sería su canción favorita. Conforme ésta avanzaba, el momento del crepúsculo se acercaba más. Algunos tonos tenues ayudaban a observar lo que sería el inicio de un momento mágico. Empezó a juguetear con uno de sus guantes, que iban a juego con el gorro escapista y su bufanda. Con una mano empezó a moldearse el cabello, intentando arreglar ese imperfecto desastre. Probablemente, iría a dormir después de eso. Últimamente se había encontrado llena de actividades, y descansar sería algo viable. Deseosa de encontrar algo que hacer, sacó de su libro una aguja, que traía dentro un delgado hilo. Cuidadosamente, acercó su mano a un pequeño dije de corazón que se encontraba en su collar. Lo que la chica no tomaba en cuenta era que con pasos lentos, se aproximaba su destino.

Una voz a su lado la despertó de su actividad, logrando que volviera su cabeza de inmediato. Un par de cabellos rubios aparecieron ante su vista, mientras miraba con emoción a su nuevo acompañante. Intentó hablar, pero su boca no profirió sonido alguno. Se había quedado en blanco. ¿Cuanto hacía que no lo veía? ¿Días? ¿Semanas? Aunque fueran unas cuantas horas, a ella le habrían parecido una eternidad. Inmediatamente soltó su dije, y de un salto pasó sus brazos por el cuello de su mejor amigo, hundiendo su cabeza en el mismo. Parecía que ella estaba hecha para abrazarlo, porque se ajustaban a la perfección. El chico era fuerte, y aún por encima de la chamarra que traía puesta, se podía notar su bien trabajado cuerpo. Lu levantó la vista, buscando la mirada de Seth. Cuando la encontró, sonrió con sinceridad, para volver a su antigua posición. Respiró hondo, atrapando esa esencia tan especial de su amigo, la que podía quedarse con ella durante horas -o al menos, es lo que ella quería creer-, esa que deseaba tener en cada una de sus prendas. Una de las tantas razones por las que amaba abrazar a su Seth era que nunca habría un momento incómodo, que podía ser tan cursi como deseara y el jamás iba a criticarla, o en su defecto, pararla. No podía creer que él estuviera allí, tan presente como tiempo atrás, como en las vacaciones en las que regresaron antes y la universidad había sido prácticamente de ellos solos. La mejor época de su vida.

Ante la compañía de aquél chico se sentía completa. No era sólo su marcado acento español, que aún habiendo pasado algunos años seguía tan marcado como al principio, ni tampoco esos labios que parecían siempre pedir a gritos la cercanía de los de Lu. Era más que esa distancia que los separaba a lo largo de la semana, ese deseo insostenible de estar en compañía del otro. Únicamente ellos solos, capaces de perderse por horas. Él era su sol en días nublados, ese con quién quería estar para siempre. Se negaba a separarse de la razón de sus sonrisas, pero lo que estaba haciendo no tenía explicación. A regañadientes, liberó sus brazos de los hombros del chico. Si bien lo quería demasiado, no podía permitirse arruinar la vida de el chico. Lu tenía conocimiento de los deseos de Seth, de regresar al lado de su familia en España. Y algo más entre ellos sería una clase de obstáculo, que terminaría alejándolos. Y eso no podía pasar, porque aunque suene egoísta, la joven se negaba a recaer en la depresión. Y la ausencia de su chico no haría más que tumbarla de nuevo.

Observó a Seth, y entonces lo supo. Con cuidado regresó sus objetos al libro, y volvió su mirada al rostro que más le gustaba en el mundo. -Oh Seth, si supieras. ¿Puedes imaginar lo mucho que te he extrañado- preguntó con nostalgia. Era verdad. Lucy no podía vivir sin él, al menos no desde que su relación se había convertido en algo más que amistad para ella. ¡Cómo podía concebir un mundo sin ese hombre perfecto! Claro, vivía encelada gracias a las mujercillas que lo acosaban, pero luego se convencía de que ella no era nadie para él. No más que una amiga. - Ha pasado tanto, he pensado en tí... mucho. Pero ¿Qué tal todo con la escuela? - Dándose cuenta de sus palabras, trató de arreglar su error agregando lo último. Siempre terminaba diciendo tonterías, o cosas que podían tomarse en un contexto equivocado. Aunque en realidad, lo que ella quería decir se expresaba a la perfección.

Lucie dio un suspiro, con algo de decepción. A leguas se notaba su necesidad de charlar con alguien, de estar con su familia. Con cuidado posó su mirada sobre la de su interlocutor, pasando sus dedos temblorosos por el cabello de éste, sintiendo por todo su ser la comodidad. - Que suerte, cada que te necesito, apareces por arte de magia. Eres el mejor. - Lu sonríe de verdad, por primera vez quedando conforme con sus palabras. Cree que por única vez no ha metido la pata, quitando el hecho de que no dejó contestar a Seth su anterior pregunta. Pero qué va, el sería su mejor amigo, y solo eso. Para siempre. Y estaba resignada a eso. Pero sin duda, jamás dejaría que aquellas tontas que estaban detrás de él los alejaran, porque de ser así, podían despedirse del mundo. El enojo la llenaba cada que intentaba ver a Seth con alguna de esas, cosa que pasaba seguido. Venga, si él no te pertenece. Déjalo vivir su vida y limítate a ser su compañía. Y claramente, aun con ese pensamiento, se hacía imposible cumplirlo.
avatar
Lucie F. Winsköth
· Segundo Grado }

Mensajes : 39
Fecha de inscripción : 11/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Me basta con tenerte a tí {Seth.

Mensaje por Seth V. D'Angello el Dom Mayo 29, 2011 10:10 pm

Su voz empezaba a oírse con más claridad concorde los pasos que él dio hacia ella, haciendo que sonara tal cuál como un canto de ángeles que recién bajaban del cielo para hacerles compañía en su momento de paz; por supuesto qué, jamás ha escuchado el canto de un ángel pero podría estar cien por ciento seguro de que sonaría precisamente igual que el de ella, la persona que llegaría a ser capaz en leer sus pensamientos creería que fue muy cursi las millones de cosas que pasaban por su cabeza pero era inevitable no pensar y crear esas cosas teniéndola a su lado... Basta, tenía que parar. Si no cuidaba lo que pensaba mucho menos iba a lograr cuidar lo que le saldría por su boca. Cuando ella saltó jovial hacia él para poder abrazarle le sorprendió bastante, no acostumbraba a reaccionar de aquella manera cuando se veían siempre se dedicaba a responder esos saludos tan particulares por parte de Seth o solo bastaba con un beso en la mejilla y listo. Esa vez fue muy diferente; eso no quiso decir que él se quedó inmovilizado ante el gesto de su amiga, claro que no, quizás por un tiempo corto pero después se dedicó a pasar ambos brazos alrededor de su pequeña pero perfecta cintura en señal que estaba correspondiendo ese abrazo. Parecían que estaban hechos el uno para el otro, ambos cuerpos encajaban a la perfección y no quiere decir que cuando abrazaba a otra persona siempre había un obstáculo, simplemente pensaba que con Lucie era compatible.

Cerró los ojos con lentitud para poder disfrutar un poco más mientras respiraba profundamente para poder oler ese aroma tan agradable de su pelo y así en ese tiempo constante que estuviese pensando ella pudiese recordar también su aroma. Intentó dedicarle unas palabras en el momento que tomaron una breve distancia para mirarse a los ojos pero al ver esa sonrisa tan especial no le quedó otra que sonreír también aunque tímidamente haciendo que pareciera un completo tarado delante de ella, igual dudaba que se fijaría en esos pequeños detalles de él, era normal que se comportara así cuando se encontraban muy cerca del otro sintiendo incomodidad que no se ocurrió asomarse en ningún lado, quizás no lo vio como una situación oportuna. Ambos se habían extrañado y ni recordaba bien cuál fue la última vez que le vio y conversaron durante horas y horas, el caso es que no importaba cuánto tiempo más podría durar ese abrazo, estaba muy bien así e inclusive esos nervios que cargaba encima se esfumaron como si nada de eso hubiese pasado; pero tendrían que terminar y así fue.

Finalmente ella habló y al escucharle no hizo otra cosa que bajar un poco la mirada para dejar escapar una pequeña risita porque la respuesta a esa pregunta era bastante obvia para los dos, bastaba con recordar ese gran abrazo que le dio para notar que le extrañaba, tal cual como él lo había hecho por lo que se atrevió a hablar - Yo también te extrañé, Lu. Es difícil no hacerlo una vez teniéndote como amiga, además ya era hora de que llegara éste momento, ¿no crees? Si no te habrías olvidado de mí - Le sonrió divertido, desviando ahora la mirada hacia el crepúsculo porque ahora que ya tenía toda la atención en ella se ponía algo nervioso por lo que prefirió tomar algo de distancia para los dos, por ahora. Volvió a escucharle y de repente sintió un nudo en la garganta que hizo que le costara tragar saliva, solo se quedó cuando dijo que había pensado en él y lo otro solo fueron palabras que estaban de más, por supuesto que tenía que tomar en cuenta que solo lo dijo por ser su mejor amigo, ¿eso es lo que pensaría cualquier amigo, cierto? No tendría mucho sentido que fuera por otra cosa por más que en el fondo deseara estar con ella sería imposible que sucediera porque solo era su amigo y que era algo distinto a todos los demás, no era tan divertido ni vividor de la vida.

Apoyó los brazos y los deslizó un poco sobre aquel bordillo del balcón para cambiar esa postura firme y abrió la boca dispuesto para responderle pero parecía que ella no había terminado y Seth le permitió que continuase invitándole a que sus ojos se fijaran en los ojos verdes tan hermosos que poseía que podían hipnotizar a cualquier hombre, sintió cuando le pasó la mano por su pelo que hicieron que se pusiera más nervioso aún. Tenía que parar con esas cosas; carraspeó y mostró una expresión confusa para concentrarse en lo que quiso decir - Ya sabes que siempre voy a estar cuando me necesites pero sabes que no siempre apareceré por arte de magia, puedes avisarme y dejo todo solo por verte - Se quedó callado sin estar muy a gusto de que esas palabras sonaran tan bien porque ni siquiera pasaron por ese filtro al que siempre se es recomendado antes de exponerlas. Golpeó suavemente la palma de su mano para hacer un leve sonido, preparándose para escucharle - Puedes contarme qué te sucede, soy todos oídos o si prefieres no decir nada pues aquí estoy para hacer compañía -
avatar
Seth V. D'Angello

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Me basta con tenerte a tí {Seth.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.